Aceite de lavanda

Beneficios y propiedades del aceite de lavanda

Este aceite proviene de la lavanda que es una planta que posee unas flores de color violeta y se la conoce sobre todo por la fragancia que desprende. Ésta planta se puede cultivar de manera fácil porque es muy fuerte. Aunque crece bien incluso en invierno y aguanta el frío, suele necesitar que le de el sol directo.

Al ser una planta muy resistente se cultiva incluso en terrenos difíciles, como los arcillosos. Su resistencia hace que crezca aunque no tenga mucha agua, algo bueno para el verano. La lavanda ha sido utilizada desde tiempos antiguos con el objetivo de darse baños relajantes.

¿Qué es el aceite esencial de lavanda?

El aceite de lavanda se consigue por la destilación de las flores. Es el aceite más conocido para tratamientos de aromaterapia debido a su olor agradable. Además, dicen que tiene propiedades relajantes y se utiliza mucho tanto para perfumes como para rutinas de belleza y tiene propiedades buenas para la salud.

Como curiosidad se puede decir que aquellas flores que se han recogido por la mañana tienen mucho más aroma y más aceite que poder usar. Sigue leyendo y descubre los beneficios de usar aceite esencial de lavanda. A partir de ahora lo tendrás siempre en casa.

¿Dónde puedo comprarlo?

Puedes comprar el aceite esencial de lavanda en supermercados y grandes superficies como Mercadona o El Corte Inglés aunque te recomiendo que lo compres en tiendas especializadas en productos de belleza y cosmética natural.

Además, estas tiendas especializadas suelen tener más variedad de productos, marcas y lo más importante es que suelen tener un mejor precio.

¿Para qué sirve?

El aceite hecho con lavanda se usa en aromaterapia para relajarse y para cuidar el pelo y el cabelloEste aceite tiene múltiples propiedades y beneficios para la salud pero sus usos más frecuentes se realizan en tratamientos de aromaterapia para relajarse y conciliar el sueño o también para higiene y tratamientos corporales como baños relajantes.

A continuación te explicaré algunos de los usos más frecuentes que puedes aplicar tú mism@ con este óleo.

Beneficios y propiedades

El aceite de lavanda tiene propiedades relajantes, por lo que se usa mucho en tratamientos de aromaterapia y masajes. En belleza se puede usar para aumentar los resultados de los distintos tratamientos. Además, es bueno para la salud, para la piel e incluso puede usarse como repelente para los insectos o como ambientador. Otros usos comunes pueden ser:

  • Para tratar el dolor reumatoide
  • Tratamiento para curar heridas
  • Luchar contra enfermedades, como la faringitis
  • Ayuda a dormir

Usos del aceite de lavanda

Si nunca has utilizado este producto, te recomiendo que lo hagas ya. Da igual cuál sea el fin, ya que como te dije, puedes utilizarlo para muchas cosas; para el cuidado de la piel y el cabello, para relajarte, conciliar el sueño y también para mejorar tu higiene corporal.

Aquí te explico algunos usos y ventajas que te pueden interesar:

La lavanda se usa en aromaterapia para relajarse, conciliar el sueño y aplicar masajes corporalesPara la piel

El aceite de lavanda tiene propiedades que ayudan a curar heridas y eccemas. Es un remedio contra el picor y la hinchazón que puede provocar la picadura de insectos.

Además, se puede aplicar sobre moratones ya que ayuda a que la piel se vaya recuperando.

Para cuidar el cabello

También se utiliza como remedio para cuidar el cabello ya que mejora la raíz del pelo, lo que hará que éste sea más fuerte. Sirve como tratamiento contra los piojos en los niños y, además, es un producto natural que no les hará ningún daño. También es eficaz para acabar con las molestas garrapatas de tu perro.

Para relajarse y conciliar el sueño

Si necesitas relajarte no dudes en utilizar este óleo. Sus propiedades relajantes te ayudan a tratar enfermedades como el insomnio o la ansiedad. Ayuda a controlar los nervios y sentirse más tranquilo, y reduce el mareo cuando se tiene que viajar.

Para cocinar

Este aceite no se suele usar para cocinar grandes platos. Su uso puede verse un poco limitado y se puede utilizar, sobre todo, para añadir a infusiones que ayudarán a conciliar mejor el sueño o para acabar con los dolores de cabeza y migrañas.

Para la higiene corporal

Un baño con aceite de lavanda no solo provocará relax, sino que al acabar tendrás un buen olor. Habrás ayudado a tu cuerpo a quitarse todos los agentes externos que, sin darnos cuenta, vamos acumulando durante el día y que son los responsables de causar ciertas infecciones.

Contraindicaciones

Su uso está restringido para personas que sean alérgicas. No está indicado para las mujeres en el embarazo, porque no es bueno para el bebé. Los niños menores de 6 años tampoco deberían tomarlo. Se desaconseja a personas que sufren de enfermedades relacionadas con el hígado o que tengan trastornos neurológicos.

Cómo hacerlo tú mismo

Puedes hacer prácticamente cualquier aceite de forma casera. Yo suelo hacer muchos de ellos, pero el de lavanda es uno de mis favoritos. Además, hacer un litro sale muy barato ya que la planta no es nada cara y además puedes encontrarla en el campo mientras das una vuelta o un paseo con tu perro :).

Composición

Es rico en alcoholes como el linalol, geraniol y citronelol. En su composición también se encuentran los taninos que poseen propiedades antioxidantes y diferentes ácidos, como el caproico y la cumarina, que es una protección de la planta.

Pasos

  1. Si cultivas tú la lavanda, corta las ramas y deja que se sequen. Otra opción puede ser comprarlas ya secas. Será más rápido y fácil de hacer.
  2. Una vez que ya estén secas puedes ponerlas en un mortero y machacarlas con cuidado. Asegúrate de que tanto el mortero como tus manos están limpias. Si te las acabas de lavar debes tener la precaución de que estén bien secas igual que el mortero.
  3. Ahora es el momento de echar un aceite sobre la lavanda machacada. Lo mejor es un aceite que no tenga olor para que no mate el aroma de la lavanda. Deja el tarro durante dos días, más o menos, para que el aceite coja todo el olor.
  4. Después cuela el resultado y guarda el aceite de lavanda en un frasco para poder usarlo cuando quieras.

Otros aceites vegetales hechos con plantas

Espero que la información presentada haya sido de tu agrado y la encuentres de gran utilidad. No olvides participar dejando tu comentario 😉

¿Quieres dejar un comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies